La razón por la que usamos lentes es por condiciones visuales y no por enfermedades, por lo que los lentes corrigen esa condición, pero no la curan.

Las condiciones visuales más comunes por las que usamos lentes son miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia. El lente busca que estas condiciones no aumenten (no que se reviertan).