Ambas se venden en las farmacias comunes sin receta.

Las lágrimas artificiales son lubricantes oculares, evitan molestias por ojo seco (sensación de arenilla y ojo rojo). Aplicar 1 a 3 gotas en cada ojo al día, dependiendo del nivel de molestias.

Las gotas para el ojo rojo (red off o clarimir) eliminan el color rojo de los ojos pero no la causa que lo produce. La forma en la que actúan es que “aprietan” los vasos sanguíneos durante un tiempo y al no fluir tanta sangre, el color rojo de los ojos se quita, pero al pasar el efecto de la gota, los ojos se suelen poner aún más rojos que antes. Es recomendable evitarlas o usarla ocasionalmente.