No es necesario cambiar el lente todos los años. Lo importante es ir a los controles visuales según los indique el profesional (en general es cada 1 o 2 años). Si el profesional considera que la condición visual no empeoró, el lente está en buen estado y me siento cómodo con él, no es necesario cambiarlo.