A menudo el aumento o cambios en el nivel de azúcar en la sangre causan visión borrosa. Lo que provoca que ciertos días veamos mejor que otros con nuestros lentes. La diabetes mal controlada afecta los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, entre ellos, los pequeños vasos sanguíneos que se encuentran en la retina, lo que se conoce como RETINOPATÍA DIABETICA, lo que puede llegar a generar CEGUERA.

Un diagnóstico precoz y buen control de nuestra diabetes no debería generar problemas visuales.

Todo paciente diabético debería realizarse FONDO DE OJO 1 vez al año, que examina si hay daño en los vasos sanguíneos de la retina producto de la diabetes.