4 verdades sobre el ayuno y el control de peso

Al momento de buscar una estrategia para bajar de peso corporal, es difícil determinar cuál método o estrategia es la más apropiada dada la amplitud del abanico “dietético-nutricional”. Lo ideal es buscar aquellas prácticas o dietas con respaldo de evidencia científica. Los ayunos son técnicas (no dietas) que buscan muchas personas para disminuir su peso, e incluso buscadas para mejorar algunos aspectos de salud metabólica.

Existen 2 tipos principales de ayuno: el intermitente y el prolongado. El primero es la práctica más común dado que su implementación es relativamente segura y se observan cambios de forma rápida. El segundo debe ser practicado estrictamente bajo supervisión médica.

Pese a tener la tecnología e información a la mano, actualmente existen ciertos mitos respecto a las formas, efectos y consecuencias de esta práctica. Averigüemos cuáles son los más frecuentes.

Verdad N°1 No es llegar e iniciar una restricción de ingesta de alimentos para lograr una baja de peso.

La persona candidata debe evaluar su condición de salud, idealmente con exámenes de sangre. Si no se tiene certeza del estado actual de salud, no se recomienda el inicio de ninguna práctica que comprometa el control de ingesta de alimentos, incluso sólo en ciertos horarios del día como es caso del ayuno intermitente. Es importante tener certeza de cierta “resistencia” a la baja de peso, es decir, haber estado en tratamiento para dicho fin varias veces previamente con otros métodos y dietas.

Verdad N°2 Si practico ayuno intermitente, no da igual los horarios de restricción de ingesta.

Hay estudios científicos que sugieren que en la práctica de ayuno intermitente tendría un impacto positivo en la salud metabólica de las personas si no se restringen los primeros horarios de alimentación. En otras palabras, desde el punto de vista metabólico es preferible saltarse la cena y no el desayuno.

Verdad N°3 Existe evidencia científica que respalda los resultados positivos del ayuno como práctica para la baja de peso.

Cierto. En estos momentos la ciencia está intentando determinar si los resultados positivos en la baja de peso se debe a la restricción de alimentos en ciertos horarios de comida diaria, o si efectivamente existen mejoras metabólicas.

Verdad N°4 “El ayuno prolongado es peligroso sin supervisión médica para la baja de peso corporal”

Muy cierto. En el caso del ayuno prolongado la persona que está buscando un cambio radical en su peso corporal debe someterse idealmente a una estricta supervisión médica para mantener controlados de forma constante los signos vitales. Los riesgos en la salud de esta práctica es más evidente. Una hipoglicemia grave (niveles de azúcar en sangre incompatibles con la vida) puede poner en riesgo la vida de una persona.

En conclusión, ninguna práctica está 100% confirmada o descartada. Una decisión responsable debe contar con apoyo profesional para disminuir los riesgos en la salud y aumentar los beneficios del objetivo planteado.

Referencias:

  • Ravussin E, Beyl RA, Poggiogalle E, Hsia DS, Peterson CM. Early Time-Restricted Feeding Reduces Appetite and Increases Fat Oxidation But Does Not Affect Energy Expenditure in Humans. Obesity (Silver Spring). 2019;27(8):1244-1254. doi:10.1002/oby.22518
  • Jamshed H, Beyl RA, Della Manna DL, Yang ES, Ravussin E, Peterson CM. Early Time-Restricted Feeding Improves 24-Hour Glucose Levels and Affects Markers of the Circadian Clock, Aging, and Autophagy in Humans. Nutrients. 2019;11(6):1234. Published 2019 May 30. doi:10.3390/nu11061234